Preocupación por arsenal venezolano

Redacción Redacción  


2017-05-23 15:55:39

De acuerdo con un documento militar conocido por Reuters, Venezuela posee cinco mil armas tierra-aire fabricadas en Rusia. Sería el mayor acopio de su tipo en América Latina, y una fuente de preocupación para funcionarios de seguridad estadunidenses en medio de la creciente turbulencia en ese país.

El gobierno socialista de Venezuela ha utilizado durante mucho tiempo la amenaza de una invasión “imperialista” por parte de Estados Unidos para justificar su acumulación de armas. Gran parte de ese arsenal fue obtenido de Rusia por el fallecido presidente Hugo Chávez, cuyo mandato duró desde 1999 hasta su muerte, en 2013.

Los misiles, que se montan al hombro y pueden ser operados por una sola persona, representan una seria amenaza para aviones comerciales y militares. Los expertos en armas dijeron que desde hace tiempo se teme que las armas puedan ser robadas, vendidas o caigan en manos equivocadas, preocupaciones exacerbadas por los actuales disturbios en ese país.

El director de la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA), Mike Pompeo, expresó su preocupación por los misiles venezolanos en una audiencia del Senado a principios de este mes, aunque no tenía evidencia de algún intercambio de estas armas.

El gobierno venezolano se ha burlado de esas afirmaciones como mentiras usadas para justificar una potencial agresión extranjera, mientras que algunos expertos en inteligencia coinciden en que las acusaciones son exageradas.

Un ex general del ejército venezolano, quien pidió no ser identificado debido a la sensibilidad de la información, expresó a Reuters que los MANPADS (nombre de las armas) se mantienen principalmente en la costa debido al temor de un ataque estadunidense.

La fuente comentó a Reuters que Venezuela también tiene mil 500 lanzaderas, que son fundamentales para el funcionamiento de los misiles.

Rusia, un aliado cercano, prestó a Venezuela cuatro mil millones de dólares para comprar armas cuando Chávez visitó Moscú en 2010.

En 2009, la entonces secretaria de Estado Hillary Clinton pidió al ministro ruso de Relaciones Exteriores, Sergei Lavrov, que dejara de vender misiles MANPADS a Venezuela debido a las preocupaciones sobre la gestión que hacía ese país de los arsenales de armas, según cables difundidos por WikiLeaks.