Se unen Fórmula E y ONU en pro del medio ambiente

Ricardo Pérez Ricardo Pérez  


2017-05-23 18:31:32

La Fórmula E, el primer campeonato de carreras en vehículos monoplaza completamente eléctricos, se une a la ONU Medio Ambiente en una alianza global para mejorar la calidad del aire en las ciudades.

Esta colaboración se enmarca en el fuerte impulso actual de las soluciones de energía alternativa y la creciente aceptación de los vehículos eléctricos y busca aumentar la conciencia sobre los beneficios de los vehículos eléctricos entre las generaciones jóvenes y los fanáticos del automovilismo a nivel mundial.

También pretende educar a los futuros consumidores de coches eléctricos y desafiar a los alcaldes y gobernantes a tomar acciones para enfrentar la contaminación.

La nueva alianza impulsará la popularidad del campeonato de la Fórmula E de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) que lleva esta categoría eléctrica a algunas de las principales ciudades del mundo, como Hong Kong, Marrakech, Buenos Aires, París, Nueva York y Montreal.

El automovilismo siempre ha sido un laboratorio para el desarrollo de tecnologías en la industria del motor, anteriormente con los coches a combustión y ahora con los eléctricos, y la Fórmula E quiere jugar un rol en la búsqueda de soluciones para ayudar a más personas a comprar y conducir estos vehículos.

Lucas di Grassi, piloto de la Fórmula E y cinco veces ganador del ePrix, será designado como Promotor de la Movilidad Eléctrica y del Aire Limpio de la alianza con ONU Medio Ambiente, en una apuesta por difundir el mensaje sobre reducción de emisiones, mejoras para la salud y lucha contra el cambio climático.

“La Fórmula E da un nuevo enfoque a los vehículos eléctricos y nos abre una ventana a lo que está por venir: la era del transporte limpio y viable”, dijo Erik Solheim, director ejecutivo de ONU Medio Ambiente.

Alejandro Agag, fundador y CEO de la Fórmula E, sostuvo que: “Enfrentamos grandes retos como el cambio climático, la contaminación urbana y la producción de energía de forma sostenible en todo el mundo. Por eso hemos hecho equipo con ONU Medio Ambiente, para continuar con el proceso de educación”.

La Organización Mundial de la Salud estima que 6.5 millones de personas mueren de forma prematura cada año debido a enfermedades relacionadas con la contaminación del aire y 80% de los residentes urbanos del mundo respiran aire contaminado, con la larga lista de efectos negativos para la salud en el corto y largo plazo que esto conlleva.