Exhortan a unirse al ejército de prevención de adicciones

Redacción Redacción  


2017-05-25 17:27:38

Un joven informado sobre los daños que ocasionan las drogas lícitas e ilícitas tiene el poder de evitar una adicción. Además, puede convertirse en un replicador del mensaje preventivo entre la familia, los amigos y su comunidad, puntualizó el Comisionado Nacional contra las Adicciones, Manuel Mondragón y Kalb.

Durante la firma del convenio de colaboración entre la Comisión Nacional contra las Adicciones (Conadic) y la Universidad y Colegio Simón Bolívar, el cual tiene como objetivo desarrollar acciones conjuntas en materia de prevención y atención a las personas con problemas de consumo de drogas, Mondragón y Kalb hizo un llamado a los jóvenes de este centro educativo a que se unan al ejército de la prevención.

Al mismo tiempo, los invitó a evitar el tabaco, el alcohol o alguna sustancia ilegal como la marihuana, porque, dijo, se corre el riesgo de desarrollar una adicción.

Ante la rectora y la directora general del Colegio Simón Bolívar, Mercedes Cruz Aparicio y Clotilde Montoya Juárez, respectivamente, así como de la comunidad estudiantil y padres de familia, el titular de la Conadic informó que en la actualidad las adicciones afectan de igual manera a mujeres que a hombres.

Tan solo el tabaquismo ocasiona a nivel mundial cinco millones de muertes al año, mientras que en México a diario fallecen 118 personas por problemas de salud prevenibles como Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), o los diferentes tipos de cáncer que afectan a los fumadores, subrayó.

Con la firma de este convenio, se busca evitar que continúe la muerte de personas por problemas de adicciones, e informar sobre las opciones de tratamiento y de rehabilitación.

En su oportunidad, la rectora de la Universidad Simón Bolívar, Mercedes Cruz Aparicio, señaló que el acuerdo de colaboración tendrá los mejores resultados con la comunidad escolar.

Reconoció que en la actualidad los índices de consumo de drogas van en aumento, convirtiéndose en un problema de salud pública y de seguridad.

Por ello, las autoridades de la universidad preocupadas unieron esfuerzos con Conadic para poner en marcha mecanismos de prevención en los que participe toda la comunidad escolar y los padres de familia.